11.05.2021

Marketing de contenidos: el rey de las relaciones con los consumidores

"El marketing tradicional habla a la gente. El marketing de contenidos les habla": estas palabras de Doug Kessler expresan a la perfección la idea del marketing de contenidos y demuestran con acierto con qué se ha ganado el corazón de tantos empresarios. Considerado en la actualidad como una de las herramientas más eficaces, el Marketing de Contenidos realiza su trabajo creando y distribuyendo contenidos valiosos e intrigantes que satisfagan las necesidades de la audiencia (lo conocerás haciendo un estudio de consumidores). El objetivo principal es interesar y captar clientes potenciales mediante un conocimiento profundo de sus necesidades. Hoy en día, el marketing de contenidos se ha convertido en una poderosa herramienta empresarial: le da la oportunidad de llegar a miles de personas. Les ofrece un mensaje interesante que, al mismo tiempo, les incita a realizar una acción concreta, es decir, a efectuar una compra. No es de extrañar, por tanto, que se haya hecho tan popular entre las mayores empresas del mundo, así como entre las pequeñas y medianas empresas.

Fuente de éxito

El marketing de contenidos es mucho más eficaz que la publicidad tradicional porque, a diferencia de los mensajes comunes, no se basa en una acción persuasiva, sino en ofrecer al destinatario argumentos racionales y beneficios concretos. Se distingue por el hecho de que, gracias a los métodos de marketing, el cliente potencial siente que el mensaje que recibe va dirigido individualmente a él. Se supone que esto desencadena una serie de acontecimientos posteriores: el consumidor se detiene y centra su atención en el contenido personalizado. El mensaje interesante le lleva a reflexionar y, en última instancia, a comprar el producto anunciado o a utilizar el servicio. Y así se consigue el objetivo, en consonancia con los objetivos de la marca. El marketing de contenidos tiene una ventaja sobre la publicidad ordinaria, principalmente porque es el único que permite captar realmente la atención del público objetivo y establecer una relación con él. El último sueño de un vendedor de contenidos es crear una conexión tan fuerte con el cliente que éste incluso busque activamente mensajes de venta. Por esta razón, estarán encantados de volver a una marca probada en el futuro.

¿Cómo crear una estrategia eficaz de marketing de contenidos?

A pesar de las apariencias, llevar a cabo una estrategia eficaz de marketing de contenidos no es la más fácil de las tareas. A la hora de crear este tipo de comunicación, conviene tener en cuenta algunas reglas básicas. En primer lugar, el mensaje al que se dirige debe ser creíble: merece la pena hacerlo más atractivo con opiniones de expertos, guías o apoyo de fuentes en forma, por ejemplo, de datos estadísticos. Este tipo de contenido da la impresión de ser fiable y valioso, y la autenticidad es lo que más valoran los clientes. Otra característica del marketing de contenidos eficaz es la singularidad. Los contenidos eficaces deben ser únicos y diferenciarse de los anuncios tradicionales, por lo que es mucho más probable que capten la atención de la audiencia. También conviene recordar los principios básicos típicos, como la practicidad y la universalidad del mensaje. Deben tratarse temas y cuestiones que conciernen a determinados grupos de personas, más que a individuos, lo que garantiza una mayor audiencia.

¿Qué es exactamente el marketing de contenidos eficaz?

Sin embargo, un marketing de contenidos eficaz no sólo consiste en crear mensajes valiosos, sino también en gestionarlos hábilmente para llegar a los clientes. Hoy en día, Internet es una plataforma esencial para la acción, lo que ha dado lugar a la tendencia observada de que la mayor parte de la atención de los profesionales del marketing de contenidos se centre en las redes sociales. ¿Cuáles son los efectos de esto? En medios como Facebook y Twitter, el "trabajo" de nuestro contenido puede observarse de inmediato: la actividad de 80% bajo las publicaciones se produce en la primera hora de publicación. El caso es diferente para los blogs, boletines o artículos de expertos, que tardan mucho más en atraer a la audiencia. Por tanto, el marketing de contenidos debe utilizarse como una especie de inversión que dará sus frutos en el futuro. Siguiendo estos principios, una marca atraerá fácilmente la atención de los clientes fieles.

 

Marketing de contenidos = cliente de contenidos + vendedor de contenidos

Es bien sabido que una estrategia de marketing de contenidos es mutuamente beneficiosa. Los consumidores se sentirán satisfechos cuando el contenido publicado les interese: podrán hacer una elección consciente, identificándose con la marca y sus valores. El cliente no sólo compra el producto o servicio, sino también las ideas o la visión del mundo de la marca. Puede decirse que pasa a formar parte de su historia, razón por la cual vuelve a ella de buen grado para nuevas compras. A su vez, la satisfacción de los profesionales del marketing aumenta con la satisfacción del cliente. Si el contenido preparado y publicado aporta beneficios, el dinero invertido dará sus frutos.

Hoy en día, cada vez más empresas, que se han dado cuenta de que ésta es la única forma de garantizar la llegada a sus clientes, utilizan este método. Es más, es fácil ver que el número de marcas interesadas en este tipo de estrategia sigue creciendo. No es de extrañar, por tanto, que el Marketing de Contenidos sea el rey del marketing global desde hace ya varios años. ¿A qué esperas? ¡Póngase hoy mismo del lado del marketing del futuro!

Natalia Wesołowska

Véase otros entradas

: Jefe o líder - o cómo dirigir un equipo, no sólo gestionarlo
Gestión empresarial

Jefe o líder - Cómo dirigir un equipo, no sólo gestionarlo

Más información
¿Cómo funciona su competencia desde dentro? Descúbralo con el análisis de las 4 esquinas.
Análisis de la competencia

¿Cómo funciona su competencia desde dentro? Descúbralo con el análisis de las 4 esquinas.

Más información
investigación cuantitativa y cualitativa
Gestión

Investigación cuantitativa y cualitativa. ¿Cómo funciona?

Más información