11.08.2022

El modelo de capital humano: ¡invierta en sus empleados!

En la era del acceso generalizado a Internet, el mercado laboral parece ilimitado. Por desgracia, el amplio abanico de personas dispuestas a ocupar un puesto de trabajo no reduce en absoluto la demanda de profesionales por parte de las empresas. Uno de los mayores retos de los reclutadores actuales es encontrar a una persona que se ajuste lo más posible al perfil del puesto. Todo buen directivo sabe que las competencias de un equipo añaden valor a una empresa y son una fuente de ventaja competitiva.

¿En qué se basa el modelo de capital humano?

Para comprender la esencia del modelo, es necesario empezar por aclarar qué se entiende por "capital humano". Aunque no existe una única definición concreta, se puede afirmar con certeza que el capital humano se refiere a un conjunto de cualidades (como la inteligencia, la fiabilidad, el compromiso), capacidades (por ejemplo, la imaginación, la capacidad de sacar conclusiones, la propensión a innovar) y motivación y conocimientos (es decir, la voluntad de utilizar los conocimientos en el trabajo en equipo para alcanzar un objetivo).

¿Qué es el modelo de capital humano? Es lo que llamamos un enfoque de gestión orientado al empleado como aprendiz permanente con una fuerte necesidad de autorrealización. Por esta razón, siempre merece la pena invertir en él o ella y esforzarse por conseguir una cooperación a largo plazo. Los empleados se consideran el activo más valioso de una organización.

Ventajas del modelo de capital humano

Una empresa que decide implantar un modelo de este tipo se gana un equipo de empleados muy leales y siempre comprometidos con las tareas que se les asignan. Además, minimiza el riesgo de competencia malsana, que puede llegar a estropear el ambiente de trabajo. A menudo, se valoran más los rasgos de carácter y el comportamiento específicos que la experiencia profesional. Por esta razón, los jóvenes que acaban de empezar su carrera tienen muchas ganas de ser contratados. No tienen malos hábitos, lo que hace que el aprendizaje de un nuevo empleado sea más rápido, eficaz y acorde con las necesidades de la empresa.

El empleado accede a cursos, formación o talleres destinados a mejorar sus competencias. La empresa se preocupa por el bienestar del equipo y, por tanto, apoya el desarrollo de las pasiones individuales de los empleados. Se evitan los despidos. Una de las principales características de este modelo es que se centra en la cooperación a largo plazo. En caso de dificultades para realizar las tareas asignadas, se ofrece ayuda y apoyo o un posible cambio de puesto. Tampoco se olvida un amplio paquete de sistemas de incentivos para animar aún más al empleado a mejorar su rendimiento.

¿Tiene deficiencias el modelo de capital humano?

Por desgracia, el modelo no está exento de inconvenientes. La política de personal de la empresa genera costes elevados por la necesidad de invertir en la formación de los empleados. Además del desembolso económico, requiere paciencia, ya que es un proceso largo. Por otra parte, unas buenas relaciones de equipo pueden disuadir a los empleados de competir entre sí. Esto reduce su productividad y, en consecuencia, disminuye la calidad de los servicios ofrecidos por la empresa.[5] Además, a menudo se practica la contratación interna que, aunque es barata para la empresa, limita la afluencia de nuevas ideas y propuestas de los nuevos contratados.

Trabajar en una empresa que utiliza un modelo de capital humano

Como ya se ha dicho, no es necesario tener experiencia profesional para poder presentarse con confianza a una empresa que aplique esta política de RRHH. Entonces, ¿qué necesita? Debe ser una persona ambiciosa y curiosa. Indudablemente, la voluntad de desarrollar continuamente sus talentos y ampliar sus conocimientos es esencial. No menos importantes son la capacidad de trabajar en equipo y unas habilidades interpersonales desarrolladas. Como puede ver, se trata de requisitos que no necesita haber trabajado previamente para adquirirlos. Una vez que haya sido contratado con éxito, le espera un equipo de empleados muy unido y una serie de cursos y viajes, tanto de formación como de creación de equipos. Tendrás la oportunidad de tomar tus propias decisiones, a menudo importantes y vinculantes para la empresa. El modelo de capital humano también implica la promoción mediante contratación interna.

Activos intangibles como el conocimiento y el compromiso de los empleados, aunque no puedan valorarse en unidades monetarias, son esenciales para que una empresa funcione bien. Muchas empresas conocidas y respetadas se dan cuenta del potencial que hay en las personas. Una de ellas es ConQuest Consulting, que reconoce y valora la creatividad, la ambición y el valor para asumir retos de sus empleados. Desde los primeros días, la persona recién contratada participa en la vida de la empresa y se siente parte de ella. Este sentimiento se construye, entre otras cosas, al encomendársele tareas que supongan un reto para el equipo y tengan un valor real para el cliente.

¿Cree que sus empleados son el activo más valioso de su empresa? ¿Está dispuesto a hacer crecer su empresa invirtiendo en su desarrollo y formación? ¿O ya tiene experiencia en este tema? Si no es así, aproveche la externalización un profesional para apoyar su negocio

 

Kinga Jachorska

Véase otros entradas

Análisis del mercado

Análisis DAFO: cómo funciona y cómo utilizarlo en la empresa

Más información
Cómo mejorar las operaciones empresariales
Gestión empresarial

10 formas de mejorar su negocio

Más información
consultoría estratégica
Gestión empresarial

Asesoramiento estratégico: una pieza esencial del rompecabezas

Más información