11.08.2020

Rusia: ¿sigue siendo Europa o ya es Asia?

Hay muchas razones por las que la gran mayoría de nuestra sociedad tiene una actitud negativa hacia los rusos y su cultura. Algunas de ellas, como las razones históricas, son bastante comprensibles; al fin y al cabo, es difícil que le tengamos cariño a una nación que en XVIII siglo se apropiaron de nuestros territorios y menos de doscientos años después ocuparon nuestro país, impidiendo el crecimiento económico. Sin embargo, hay que admitir que rusos y polacos, al pertenecer a un mismo círculo cultural, tienen mucho más en común que muchas otras naciones europeas.

Puede que nuestra historia común no sea un ejemplo de cooperación fructífera, pero nadie puede negar que nuestras visiones del mundo y nuestro enfoque de la vida laboral son muy diferentes. Este hecho significa que exportar a uno de los países más grandes del mundo, cuya gente está tan cerca de nosotros, puede ser un billete hacia el éxito para los empresarios polacos.

Sin embargo, para afirmarlo objetivamente, es necesario comprobar si los indicadores de la situación de la economía rusa apoyan esta tesis. El PIB del país creció continuamente desde 2006 hasta el desafortunado año 2009, con un aumento medio de 7% al año. Desgraciadamente, la inflación se situó en un nivel aún más alto, no habiendo bajado de 8% desde 2003. También hay que tener en cuenta la estructura de la economía rusa, que no ha cambiado en muchos años: aunque los servicios representan una proporción cada vez mayor del PIB, la industria sigue siendo un eslabón muy importante en ella, llegando a representar 37% del PIB. Rusia también es una parte importante del comercio internacional, y sus productos de exportación son principalmente energéticos, como el gas natural y el petróleo. Sorprendentemente, los niveles más altos de PIB per cápita se registran en las regiones orientales, donde la inmensa mayoría de nosotros no lo esperaría. Este indicador en las regiones occidentales, territorialmente más próximas a la Unión Europea, es considerablemente inferior, excluyendo, por supuesto, el distrito de Moscú.

Sin embargo, a la hora de exportar a este mercado, el empresario polaco debe tener en cuenta la considerable diversidad de la sociedad rusa. Es particularmente grande en términos de etnia - los rusos nativos representan algo menos de 80% - los 20% restantes proceden de las diversas naciones de Europa del Este y Asia Central. La diversidad religiosa también es muy alta en el país: según varias encuestas, los cristianos representan sólo alrededor de 70% de la población, de los cuales más de 50% son cristianos ortodoxos. Otros 15% de la población son musulmanes, y el porcentaje restante son seguidores de religiones que no hacen referencia al concepto de dioses, como el budismo.

Todas estas características de la sociedad y el hecho de que empiece a inspirarse cada vez más en los modelos europeos occidentales repercuten significativamente en sus preferencias y en su forma de comprar. Según un informe publicado en pmoney.ru, hasta 80% rusos compran muchas cosas inútiles, lo que es indicativo del creciente nivel de consumo de esta sociedad y repercute positivamente en el nivel de ingresos que recibe el país. Un factor igualmente positivo es el aumento de la cantidad de población que vive en ciudades: la tasa de urbanización se sitúa actualmente en 73,1% y se espera que aumente en los próximos años.

Sin embargo, a la hora de exportar cualquier producto, el empresario polaco debe tener en cuenta la gran diversidad territorial del país. Necesita identificar las regiones donde la demanda de sus productos puede ser mayor, ya que cada una de ellas tiene sus propias características específicas. También hay diferencias considerables en el grado de afluencia de la población, que alcanza los niveles más altos en el corazón del país: Moscú. En el otro extremo se encuentran las pequeñas ciudades de hasta decenas de miles de habitantes, que viven de una sola planta industrial: los llamados "monogorods" son actualmente la pesadilla de las autoridades rusas, incapaces de hacer frente a la decadencia de las fábricas que dan sustento a toda la ciudad. Poco a poco se están convirtiendo en grandes bloques de apartamentos, aterradores no sólo por su aspecto, sino también por su falta de perspectivas y su pobreza generalizada.

A pesar de estos problemas a los que se enfrentan actualmente los rusos, hay muchas regiones que resultan atractivas para nuestros empresarios polacos. La similitud cultural, que nos facilita la cooperación con ellos, hace que empezar a exportar a Rusia sea una gran oportunidad para las empresas nacionales. Lo único que hay que hacer es no desaprovechar esta oportunidad y analizar detenidamente dónde es más rentable vender nuestros productos.

Véase otros entradas

análisis morfológico
Innovación

¿Cómo puede ayudar a su marca el análisis morfológico?

Más información
modelo canvas
Gestión

Mejore su negocio con el Business Model Canvas

Más información
Cómo mejorar las operaciones empresariales
Gestión empresarial

10 formas de mejorar su negocio

Más información